Una Guía para Saldar la Deuda de tu Tarjeta de Crédito

¿Las facturas de tu tarjeta te hacen sentir sobrecargado? ¿Te preocupan las crecientes tasas de interés y quisieras reducir tu carga financiera? Si es así, lee este artículo que te orienta para deshacerte de la deuda de la tarjeta siguiendo pasos simples y prácticos.

1.  Entiende de qué se compone tu deuda total y los cargos de interés:

Tres cuartos de estadounidenses tienen saldo en su Tarjeta de Crédito y, sin embargo, muchos de ellos no entienden aún cuánto interés están pagando. A menudo, los hogares pagan miles de dólares anualmente en gastos de interés sin siquiera saberlo. El primer paso para reducir el monto que estés pagando en cargos financieros es hacer una lista de cada tarjeta de crédito que tienes, apuntar cuál es el balance y cuál la tasa porcentual anual (APR por sus siglas en inglés) o la tasa de interés de cada tarjeta. Esta información está disponible en tu resumen de cuenta mensual, que detalla los cargos de interés ocurridos en saldos, transferencia de saldos y adelantos de efectivo, algo que usualmente tiene diferentes APR. Además, te brindará un resumen obligatorio sobre cuántos años te llevaría pagar tu saldo si no surgieran nuevos cargos, y si hicieras solamente el pago mínimo.  

2. Arma un Presupuesto:   

Prepara un presupuesto o un plan para cancelar tu deuda, teniendo en cuenta tus ingresos mensuales. Para ello, rastrea y reduce tus gastos mensuales (intenta distinguir con austeridad lo que deseas y lo que necesitas), y agrega tus ahorros o dinero extra dentro del presupuesto para pagar el mínimo. Recuerda: el dinero que ahorraste al pagar la deuda de la tarjeta, siempre será más alto que el interés ganado en la cuenta de ahorros.  

Un presupuesto ayuda a determinar el total que puedes pagar en tu deuda de tarjeta, y llegar bien a los pagos mensuales, basándote en tus ingresos, gastos y ahorros. Determina cuánto de tus ahorros puedes destinar a hacer los pagos mensuales mínimos de tus deudas de tarjeta. Cuanto más altas sean tus contribuciones a los pagos mínimos, más ahorros tendrás en costos de interés, ¡y más rápidamente cancelarás la deuda de tu tarjeta de crédito!

Usualmente, para presupuestar, uno debería destinar un monto de dinero que equivalga o más que duplique el mínimo total debido en todas las tarjetas. Esta estrategia puede ayudarte a pagar tus deudas en menos tiempo. Un presupuesto te ayudará, principalmente, no solamente a ahorrar dinero para cancelar tu deuda, sino también a saber cuán rápidamente te desharás de ella.  

3.  Cancela la tarjeta con interés más alto primero:

Si tienes más de una tarjeta de crédito, deberías adoptar un acercamiento táctico para cancelar los saldos de las tarjetas con tasas de interés más elevadas. Paga solamente el monto mínimo que adeudes en las tarjetas con tasas de interés bajas (APR) y un monto sustancioso (el mínimo más algo extra) a la tarjeta que tiene la tasa de interés más alta. Continúa cancelando esta tarjeta con interés elevado cada mes, hasta que hayas pagado el saldo de forma total. Con esa tarjeta ya saldada, tendrás más dinero disponible cada mes, que a su vez podrías utilizar para cancelar la deuda de la tarjeta que le sigue en tasa de interés. Repite el proceso en todas tus tarjetas de crédito hasta que hayas pagado todo.

Por ejemplo, si tienes un saldo de $2000 en tu tarjeta de crédito con un 15% APR y un pago mínimo mensual de $30, pero puedes pagar en cambio $60 o $100, reducirás tus pagos de interés un poco y podrías acelerar la cancelación de la deuda.

4.  Divide los pagos a la mitad:

Como mencionamos antes, para entender cómo deshacerte de la deuda de la tarjeta de crédito, es importante saber cómo se calcula el interés en ella. Dicho interés depende de cuánto debas en la tarjeta el día que vence el plazo o al finalizar tu ciclo de facturación. Si tienes un saldo de tarjeta y lo arrastras de un mes al siguiente, tu interés será calculado en base a tu saldo diario promedio. Por eso, al pagar con más frecuencia y realizando pagos más pequeños, podrías reducir el monto de interés que debes pagar.

Deberías considerar hacer dos pagos pequeños cada mes, en lugar de uno más grande. Esto funciona de esta forma: si estás pagando $400 en un ciclo de facturación de 30 días, divide tus pagos a la mitad y haz dos pagos de $200 (digamos, uno en el día 7 y otro en el día 21 del ciclo de facturación). Esto reducirá el saldo promedio diario, sobre el cual se calcula el monto de interés. Además, contribuiría a planificar los gastos del día a día. 

5.  Transfiere el saldo a una tarjeta de crédito 0%:

Esta estrategia podría beneficiar a los titulares de las tarjetas de crédito que tienen un puntaje de crédito sólido (mayor a 690). Muchas compañías de tarjeta de crédito ofrecerían 0% APR como ofertas introductorias, por hasta 18 meses. Al transferir el saldo de deuda con interés más alto de una tarjeta a otra como la que mencionamos, podrías deshacerte de la carga de intereses, y usar los dólares ahorrados para cancelar el principal. Para que esta estrategia resulte beneficiosa, es mejor cancelar el saldo extraordinario durante los períodos de oferta, ya que las tasas de interés podrían dispararse una vez que dicho período termine. Pero incluso si no puedes cancelar el saldo completo durante ese lapso de tiempo, intenta usar todos los ahorros en interés para pagar la mayor cantidad de saldo que puedas.

Además, explora los términos y condiciones de la tarjeta antes de elegir una transferencia de saldos. Los expendedores de Tarjetas de Crédito usualmente cobran una tasa de transferencia del 3% al 5% del monto transferido. Y el período introductorio de oferta podría variar también. Intenta aplicar a la tarjeta con la tasa de transferencia más baja y el período de oferta más largo.

6.  Toma un Préstamo de Consolidación de Deuda o un Préstamo con Garantía Hipotecaria

Una forma de deshacerte de la deuda de tu tarjeta de crédito es tomar un préstamo de consolidación de deuda. Esto es, un préstamo que usas para pagar otros préstamos. Básicamente, múltiples deudas (en este caso, múltiples saldos de tarjeta de crédito) son reemplazadas por un préstamo único con términos más favorables.

Un tipo de estos préstamos se denomina Préstamo con Garantía Hipotecaria. Si eres dueño de tu casa y tienes un capital considerable en la misma, puedes considerar establecer la deuda de tu tarjeta de crédito usando un préstamo de este tipo. Los Préstamos con Garantía Hipotecaria son beneficiosos porque vienen con tasas de interés bajas y se pagarían en períodos más largos. De todas formas, hay un par de cosas que deberías considerar antes de ir por esta ruta. Una, es que existe la posibilidad de perder tu vivienda si llegaras a un default. Esto es porque estás utilizando tu casa como garantía para el préstamo. Además, este tipo de préstamos podría ser, con el tiempo, más caro que un préstamo de consolidación de deuda similar, dado que atrae altos cargos por tasación y tramitación domiciliaria.

En Conclusión

Requiere paciencia, determinación y persistencia cancelar la deuda de una tarjeta de crédito. Los pasos a seguir compartidos en este artículo podrían ayudarte a que esta travesía para reducir tu deuda te sea más fácil. Mientras que las tarjetas de crédito son medios convenientes para disponer de crédito en el corto plazo, la única forma de aprovecharlo bien es tener disciplina financiera.

A menudo, algunas personas pagan sus saldos o toman un préstamo de consolidación de deuda pero luego, rápidamente, vuelven a deber dinero en las mismas tarjetas. Una vez que te deshagas de tus deudas, recuerda pagar de forma continua y puntual para no caer en un nuevo ciclo de endeudamiento.

Learn more

¿Cómo funciona una tarjeta de crédito? una guía completa para que las uses a tu favor

noviembre 11, 2020

¿Cuáles son los Beneficios de Usar una Tarjeta de Crédito?

noviembre 11, 2020

Ir arriba