¿Qué es el Seguro por Discapacidad y cómo funciona?

Si eres joven y hasta ahora has tenido buena salud, pensar en llegar a padecer una discapacidad, quizás ni siquiera pasó por tu mente.
Pero la adversidad puede llegar sin avisar. Si dependes de tus habilidades para generar ingreso y pagar así tus gastos diarios o ahorrar para tu retiro, entonces, la incapacidad de trabajar a causa de una enfermedad o lesión podría traerte consecuencias financieras graves a ti, a tu familia y al resto de tus seres queridos. Y si ocurriera algo más grave que te impidiera trabajar aún por más tiempo, más dificultades tendrías que sortear.  
El Seguro por Discapacidad es una forma de mitigar el riesgo financiero que podría aparecer en caso de que perdieras tu ingreso debido a una enfermedad o lesión. En este artículo, te enseñaremos los conceptos básicos del seguro por discapacidad, para que puedas evaluar si te conviene a ti en tu situación particular.  

Definición de Seguro por Discapacidad

Como el nombre lo indica, un seguro por discapacidad indemniza a quien sea el titular de la póliza, en caso de pérdida de ingreso (parcial o total), en caso de que sufra una discapacidad. Entra en juego solamente cuando el empleado no puede llevar adelante su trabajo y ganar dinero debido a ese incidente. Lo habilita para recibir un beneficio periódico gracias a los premiums que le pagó al asegurador.

Tipos de Seguro por Discapacidad

Generalmente, hay dos tipos generales de seguros por discapacidad: los de corto plazo y los de largo plazo.

  • Seguro por Discapacidad de Corto Plazo (STDI, por sus siglas en inglés)

El seguro por discapacidad de corto plazo cubre generalmente períodos que van de tres a seis meses – e incluso podría durar hasta un año.  Este tipo de cobertura, generalmente reemplaza del 60% al 70% de un salario de base, y no requiere demasiada espera desde que se establece la discapacidad (usualmente, unas dos semanas).

·  Seguro por Discapacidad de Largo Plazo (LTD, por sus siglas en inglés)

El seguro por discapacidad de largo plazo brinda cobertura si no puedes trabajar por un período más largo de tiempo. La póliza generalmente paga beneficios luego de 90 días de discapacidad. Reemplaza parte de tus ingresos cada mes, según se decida en los términos del contrato, generalmente de un 40% a un 60%. Los beneficios generalmente continúan pagándose por un período más largo de tiempo, hasta que la discapacidad termina o hasta la edad de jubilación. Este tipo de pólizas podrían contar con una cobertura insuficiente, y no es inusual que el titular de la misma deba suscribirse a un seguro de largo plazo suplementario.

Debajo hay un resumen de las diferencias más comunes entre las Pólizas de Corto y Largo Plazo.  

Punto de DiferenciaSeguro por Discapacidad de Corto PlazoSeguro por Discapacidad de Largo Plazo
Objetivo PrimarioCubrir el período luego de una enfermedad o lesión grave.Actuar como reemplazo de ingresos si sufres de alguna discapacidad.
Período de CoberturaInferior a un añoPuede durar décadas
Período de Espera (Período de Eliminación)Menos de 2 semanasPuede durar entre 30 y 720 días.
Costo PromedioHasta 3 por ciento del salario anual promedioHasta el 3 por ciento del salario anual promedio
Monto de coberturaHasta el 80 por ciento de tu salario anual promedioHasta el 60 por ciento de tu ingreso anual promedio

Más allá de la póliza que elijas, cada una de ellas tendrá términos específicos que deben cumplirse para que se te otorgue la cobertura.

¿Cómo Funciona el Seguro por Discapacidad?

El Seguro por Discapacidad, como cualquier otra póliza, tiene diversas modalidades de las cuales puedes elegir entre muchos proveedores. De la misma forma, su precio depende de tu edad, el monto de la póliza, el período, el tipo de discapacidad y otros aspectos.
Echa un vistazo debajo a algunos factores que deberías considerar antes de comprar un seguro por discapacidad. Presta especial atención a estos conceptos antes de evaluar tus opciones de seguro.

  1. Compara tarifas

Cada póliza de seguro tiene su propia manera de evaluar una discapacidad, por lo que es probable que distintas aseguradoras te brinden diferentes tarifas. Si estas últimas te resultan confusas, usa una herramienta de comparación y elige la que mejor te va.   

  1. Checa lo que cubren

Toda póliza de seguro por discapacidad tiene su propia definición de lo que “discapacidad” significa. Si optas por aquella denominada “de propia ocupación”, el proveedor te pagará si no puedes desempeñarte en tu profesión. No tiene restricciones si trabajas de cualquier otra forma.

Si seleccionas “cualquier ocupación”, solamente eres admisible para la cobertura si no puedes trabajar en ningún otro campo. A causa de su naturaleza limitante, es más barata que el otro tipo de póliza.

  • Monto Premium

Los Premiums dependen de la duración de la póliza, el tipo de cobertura, tu salud, el valor de la misma y otros muchos factores.

  • Período de Beneficio

El seguro de corto plazo generalmente cubriría hasta 12 meses. Los beneficios de la póliza finalizan cuando la discapacidad termina o en el momento que el período de beneficio expira. Si optaras por el seguro de largo plazo, podría ir de dos años y hasta tu retiro.

  • Período de Eliminación

El período de eliminación es la cantidad de tiempo que pasa entre el inicio de la discapacidad y el de los beneficios. También llamado “período de espera”, debe ser analizado con respecto a cuán rápido luego de la discapacidad quieres que inicien los beneficios.  

Hay varios otros aspectos que deben ser cuidadosamente considerados al evaluar las pólizas específicas al tipo de pólizas que estás considerando, como el precio de las mismas, tu salud y tu situación financiera.  

¿Puedes cancelar o renovar la póliza?

Hay dos versiones para las pólizas de seguro por discapacidad:

  • Sin cancelación
  • Renovación garantizada

En una póliza sin cancelación, si estás pagando tus premiums regularmente, la compañía de seguros no puede cancelar la póliza, aumentar el monto del premium o reducir los beneficios. Te asegura que no tendrás que solicitarla de nuevo, por lo que protege el valor de la póliza para que no disminuya por causas relacionadas a tu salud u otras.

Si optas por la renovación garantizada, el asegurador no puede cancelar la póliza pero tiene la opción de aumentar el premium. El proveedor puede hacerlo únicamente a un grupo de titulares de póliza a la vez y no a una persona asegurada en particular.

¿Puedes obtener beneficios suplementarios?

Sí, puedes mejorar tu póliza agregando estos beneficios extra (conocidos como riders’ benefits). Hay varios beneficios adicionales disponibles, pero los más comunes son:  

  • Beneficio extra Básico por Discapacidad – Consiste en habilitar a los titulares de la póliza a recibir una suma parcial si sufren una lesión que reduce su productividad pero no causa una discapacidad total.
  • Protección extra por Préstamos Estudiantiles – Si eres estudiante, la protección para este tipo de préstamos te ayuda a devolverlo únicamente si la discapacidad te impide percibir un ingreso.

¿Cuánto deberías pagar?

El costo del seguro por discapacidad depende de varios factores. Los premiums por discapacidad a largo plazo cuestan entre el 1% y el 3% de tu salario anual. En muchas organizaciones, los empleadores se lo brindan a sus empleados. Pero si eres autónomo o no lo recibiste de tu empleador, entonces el precio variará según qué proveedor elijas.   

El precio que pagas por una póliza generalmente se determina por medio de múltiples factores, que incluyen pero no se limitan a:  

  • Edad – El precio de la cobertura sube con la edad. Por ende, para las personas más jóvenes es generalmente menos caro obtenerla.
  • Género – Según registros, las mujeres suelen pedir premiums un 40 por ciento más altos en seguros por discapacidad, y suelen tener períodos más largos de tiempo. Esto ha hecho que los aseguradores le cobren más a ellas que a los hombres.
  • Historial de salud – El estado de salud y otros factores asociados, como afecciones crónicas, peso y altura actuales, resultados de exámenes de orina y de sangre, así como cualquier adicción actual o pasada, pueden tener un impacto significativo en el monto de tu póliza premium.
  • Ocupación  – Algunos empleos son más susceptibles de riesgo de lesiones que otros. La diferencia al respecto entre un trabajo de escritorio y otro más manual o físico puede ser grandísima, y por ende, hacer variar los premiums de la póliza.  
  • Ingreso anual – Cuanto más ganes, el asegurador querrá darte un mejor valor por la póliza. El asegurador también te habilita a obtener más beneficios en la mayoría de estos casos.
  • Otros factores – Muchísimas otras cuestiones pueden afectar tu póliza, como un historial de reclamos, el costo de vida o normas y regulaciones en tu área de residencia.  

¿Vale lo que Cuesta pagar un Seguro por Discapacidad?

En Estados Unidos, las personas están mejor equipadas financieramente para lidiar con la mortalidad que con la discapacidad. Pero las chances de que lo último ocurra son cinco veces mayores que lo primero. Te brindamos algunos datos impactantes sobre adultos en Estados Unidos:

  • 89.9 millones  de estadounidenses trabajadores reciben un seguro por discapacidad como parte de su paquete salarial.
  • Alrededor de un 40 por ciento de los hogares estadounidenses tendrían ahorros líquidos suficientes para pagar sus gastos por tres meses en caso de discapacidad.
  • Cuatro de cada diez adultos en Estados Unidos no pueden pagar un gasto de emergencia de $400.
  • 5 por ciento de los trabajadores estadounidenses sufren de discapacidades de corto plazo cada año (ya sea por lesiones, enfermedades o embarazo).

El seguro por discapacidad es una decisión profundamente personal, y sería prudente evaluar con cuidado el costo-beneficio en tu situación particular. Para poner algunos números en perspectiva, 89.9 millones de trabajadores estadounidenses están ya cubiertos por algún tipo de seguro por discapacidad. Esto, sin embargo, también quiere decir que 1 de cada 3 trabajadores no tendría la cobertura adecuada.  

Learn more

No se encontraron artículos
Ir arriba